martes, 6 de febrero de 2018

TRAVESÍA ZÜCKERHÜTL

  




    Allí nos plantamos a primera hora en el glaciar de Stubai. Nuestro objetivo el Zückerhütl (3507m), cima cuyo nombre siempre me gustó: Pan de azúcar. Nuestra idea era la de compartir la mañana pero nuestros planes cambiarían.... Y es que a veces la montaña da sorpresas.

Inevitablemente siempre relaciono el glaciar de Stubai con frío y viento. Sin embargo los días soleados son una maravilla y la predicción del tiempo nos daba una temperatura bastante llevable y nada de viento. Pero no fue realmente como fue. Subimos a la estación e iniciamos nuestro primer descenso hasta la base en la cual iniciaríamos nuestro ascenso. Nos preparamos y ya antes de empezar podía sentir el frío en los huesos. Había que moverse. Comenzamos a subir y todo iba bien. Ritmo suave, sin prisas, buenas sensaciones. A medida que ibamos subiendo el viento empezó a soplar. Pero a las 2 horas de recorrido llegamos a una zona donde el viento ya era terrible y el frío no dejaba respirar. En cuestión de un minuto dejé de sentir los dedos de las manos. Era el momento de buscar cobijo, entrar en calor, tomar una pausa y abrigarnos más. Comimos y nos pusimos otra vez en marcha.

El día estaba claro pero el viento seguía azotando. La verdad es que a pesar de no ser una ruta difícil se hacía duro continuar. Llegamos a la base del Zückerhütl a 3.400 m. Ya no faltaba nada. Era una pena abandonar pero decidimos que no era el mejor día para hacer cima. Nada más importante que la seguridad. Pues bien, en este punto teníamos 2 caminos de vuelta para elegir. La idea era hacer un descenso tranquilo puesto que unos metros más abajo el viento comenzó a disiparse. Sin embargo el camino elegido dio más problemas de los que pensamos. Llegamos a nuestro punto de referencia (un refugio de montaña) más tarde de lo esperado. El cansancio hacía mella y aunque todavía era totalmente de día en escasas 2 horas comenzaría a escurecer. ¡Genial...! no encontrábamos la ruta.

No era momento de hacer tonterías: no íbamos a continuar. L a mejor opción era quedarnos en el refugio y descansar. Y así lo hicimos. Aquí los refugios de montaña están preparados para emergencias. Pudimos acceder a una pequeña salita con camas y mantas, madera, cerillas y estufa.
Lo cierto es que a pesar del fuego que encendimos la noche fue muy fría y nos despertamos congelados. Prendimos de nuevo leña por la mañana para entrar en calor, y cuando nos sentimos mejor reanudamos la vuelta a casa. Esta vez encontramos el camino a la primera (menos cansancio y mentes frescas).

Había sido una "excursión" un tanto más larga de la esperada, pero llegamos :-)



jueves, 21 de diciembre de 2017

TRAVESEANDO POR NORDKETTE


Aunque llevo más de 2 años y medio en el Tirol, no fue hasta hace un par de semanas que conocí la estación de esquí de Nordkette.  Hace poco me mudé a la ciudad en Innsbruck, pero mis condiciones siempre fueron tener la montaña al lado. Lo sé, Innsbruck esta rodeado de montañas, pero yo quería plantarme en ellas casi nada más salir de casa. Encontrar casa por estos lares no es nada fácil... pero finalmente conseguí establecerme a los pies de la estación de Nordkette (que significa cadena del norte). En verano podía correr por los caminos. Un lujo. Pero ahora hay días que las calles están llenas de hielo y los caminos que frecuentaba  tienen bastante nieve, por lo que lo de correr no siempre es posible o al menos seguro. Este año ha venido muy fuerte. Desde septiembre llegaron las primeras nevadas y estos últimos 2 meses está cayendo sin parar. Se avecina una temporada increíble.

Nordkette es una estación pequeña situado al lado de Innsbruck. Tiene 6 pistas (15km), un snowpark y lo demás son rutas de esquí e itinerarios de freeride. Pero vaya itinerarios... Es más, en Hafelekar (2223m), la parte más alta a la que puedes acceder en teleférico, no encontrarás ninguna pista. Si quieres bajar esquiando debes de tener más que un buen nivel de esquí. La verdad que a mi me impresionó encontrarme con este panorama. Es una estación para los amantes del freeride, diferente y diría que peculiar.


    Enlace: Plano de pistas


   Pero ayer no iba a ser un día ni para esquiar ni para correr. Me levanté curiosa. La previsión del tiempo era buena y cayeron los primeros rayos de sol. Así que después de un buen desayuno, me planté la mochila y me fui paseando a la parada de Löwenhaus. Este funicular tiene 4 paradas y te lleva desde practicamente el centro de la ciudad hacia la estación de esquí de Nordkette en Hungerburg a 860m de altitud.


    Saliendo de casa y de camino

    El río Inn.

    Mirando atrás, dejamos la zona de Saint Nicolas

    Paseando nos encontramos con la parada de Löwenhaus

  Antes de subir, el funicular cruza por el río Inn

  

    Llegamos a Hungerburg (860m), donde podemos coger el teleférico de la estación.


    Pero es día de subir a patita. Bordeando el aparcamiento y al fondo, se encuentra la base.

    Ya la veo y parece que alguien más anda también dispuesto a subir.


          Después de un laaaargo rato intentando poner todas mis cosas en orden (pieles, abrigo, que si cámara por aquí y por allá) me dispongo a comenzar. Objetivo: Seegrube (1905m).
(Como añadido decir que en verano es muy agradable subir paseando al Arzler Alm. Un restaurante alpino al que llegas sin mucha dificultad y en el que puedes disfrutar de una buena cerveza, comida y vistas. Ese fue mi primer plan pero en invierno está cerrado).


  Pues para allá que voy

   Al fondo se divisa la cima del Serles


   Poquito a poco se va ganando terreno.


  Pero también el  terreno empieza a complicarse



    Sin  embargo acabo encontrando otro camino encantador.

   Y para arriba
 
    El paisaje cambia
 
    Empieza a nublarse y a hacer fresquito. 

        Este tramo es empinado.  No hay nadie excepto un señor que me pasa y me pregunta: ¿has   escogido este camino? ...me sonríe. Pregunto si queda mucho y me dice que no. Luego entendí esa sonrisita.... Pues si, me había ido por el más difícil. Cuesta arriba sin más. Sin embargo él iba como la seda. Me quedé observando cómo lo hacía:  técnica, paso firme y ritmo. Un veterano más fuerte que el vinagre. ¡Necesito un descanso! Agua, plátano y a continuar.


           Y llegué a buen puerto. Me quedé no muy lejos de mi objetivo en Seegrube. Todo bien, este último tramo era una pista. Gente esquiando y vuelta a la "civilización"  :-)
 Me estaba empezando a quedar fría por lo que decidí que era el mejor momento para regresar. Me abrigué bastante y ¡a esquiar! Bajada larga y bien ganada. 

     Innsbruck desde lo alto. Había sido una gran mañana.




   Esta temporada ya comienza siendo muy especial y me alegra compartir que repito temporada en  Zillertal. ¡Felices fiestas!
 





sábado, 16 de diciembre de 2017

EMPEZANDO CON EL ESQUÍ DE TRAVESÍA

 
Una de las cosas que tenía desde hace tiempo pendiente era comenzar con el esquí de travesía. Hace 3 años comencé a hacer mis pequeños paseos con unos esquís prestados. Me gustó y mucho, pero no miento si digo que hasta  hoy no he podido sacar el tiempo necesario para ponerme a ello.  Y entre otras cosas siempre es necesario invertir en material.

Había que dar el primer paso, que pare mi fue buscar unos esquís de travesía y unas fijaciones.
Ha sido difícil decidirme para que se adaptara a mis necesidades. Preguntando a compañeros y buscando información en otros blogs al final fui perfilando lo que quería.

Para empezar quería unos esquís más anchos a los que utilizo habitualmente, pues la idea es  bajar también por fuera de pista. Pero tampoco quería unos esquís freeride (muy anchos) ya que tampoco creo que sean muchos los días en los que me vaya a encontrar la nieve adecuada. Entonces dí con un modelo que me convenció y que se ajustaban a mi presupuesto: los K2 TalkBack 88.



Cotas: 127/88/113mm
Longitug: 160cm
Peso aproximado: 1250grs


Una vez elegidos los esquís llegó el gran debate: las fijaciones. Yo la verdad es que quería algo lo más polivalente posible. Y de momento aunque la subida es importante, no quería restar mucho en el disfrute de las las bajadas. Así que después de muchos consejos por aquí y por allá me decidí por los MARKER Tour F10. Estas fijaciones lo bueno que tienen es que están preparadas para esquiar en pista así como para utilización de botas de esquí alpino. La única pega es que en comparación con unas fijaciones específicas de travesía (Dinafit) son más pesadas.

Pieles de foca: aquí no me compliqué mucho la existencia. Ví que vendían unas totalmente a medida y preparadas para mi modelo de esquí. Van genial.



 
Debo de decir que estoy contenta con la elección. Con esta combinación puedes tener un esquí polivalente (pistas, travesía, un poquito de fuera de pista). Pero como he comentado, cada uno debe adaptar su equipo de esquí a sus gustos y necesidades.


¿Botas? No he comprado. Las que utilizo actualmente son unas botas race que no se me ocurriría utilizar ya que son pesadas y rígidas. Sin embargo, en el desván guardaba las anteriores. Una botas de esquí All Montain usadísimas que además no conseguí vender (Lange Delight Pro 90). Mira que bien, nunca se sabe. Tienen la característica de estar adaptadas para poder realizar pequeñas caminatas con comodidad. A ver, no son botas de travesía y como tal también pesan más. Pero por el momento no necesito nada más. (Mi experiencia con ellas subiendo ha sido buena y no me han dado ningún problema.  Eso sí, no aprieto la bota tanto como en el descenso).

Bastones extensibles: los compré el año pasado con idea de algún día empezar con esto. Muy ligeros y poder adaptarlos al terreno es ideal.

Ropa: como todavía estoy en proceso de ampliar mi atuendo, me planté en la montaña con mis mallas de correr de invierno. Bien gorditas. Eso si, con los pantalones de esquí preparados en la mochila por si acaso entraba el frío. No recomiendo a nadie llevar pantalones de esquí en el ascenso. A los 5 minutos te cueces y es muy incómodo.
Para la parte de arriba como siempre en capas y a ser posible lo más ligeras posible (térmica-chaqueta media- y abrigo). Todo empieza a sobrar cuando te pones en movimiento, pero mejor que sobre a que falte.


Ya con todo lo más importante del equipo preparado sólo faltaba empezar. Marcamos una ruta facilita en la estación de esquí de Schlick 2000 en Stubai. La idea era probar el material y ver qué tal las sensaciones.

Fue el domingo pasado 10.12.17. La mañana comenzó muy fría  y con viento. Pensé que la cosa no iría bien pero sin embargo cuando llegamos a la estación media (Fronebem 1363)  el tiempo comenzó a mejorar. De ahí disfrutamos de un camino de montaña hasta arriba (Bergstation 2136).
Tuvimos algunas dificultades al final puesto que la pendiente era mucho mayor y comenzó a refrescar bastante. En realidad, cuestión de técnica que nos falta. Pero lo solucionamos y llegamos. El tiempo se estaba complicando así que comimos un Käsestpatzle para entrar en calor (comida típica del Tirol)y rápidamente nos volvimos esquiando.


Dejo un video. El paisaje era increíble y es lo que más disfrutamos ¡Deseando volver a repetir!









sábado, 9 de diciembre de 2017

APRENDIENDO A VIVIR


Ha sido un verano y un otoño duro. Nuevo trabajo en una oficina y muchas horas de estrés. En busca de un trabajo para todo el año, se podría decir que mi verano ha pasado sin pena ni gloria. Aprovechando los sagrados días libres y esperando sin más que terminara.

Ha sido un tiempo de crisis. Pensamientos contradictorios, dudas, objetivos sin definir… Curioso que después de un tiempo de ensueño llegara todo lo contrario. La apatía y las pocas ganas estaban ganando la batalla. Salir, moverme, entrenar se estaban convirtiendo en un verdadero esfuerzo. Estaba triste, cansada y sobre todo estresada.

Por otro lado llegaron mis dudas como inmigrante que soy. Todavía no siento este lugar como mi hogar, y sin embargo cuando vuelvo a España empiezo a sentirme extraña. Algo se me estaba poniendo difícil. Sabía que este momento llegaría tarde o temprano. La sensación de echar todo de menos y de no saber muy bien qué hacer al respecto. ¿Por qué no vuelvo? ¿es este el lugar donde quiero quedarme? Me estaba perdiendo en la confusión.

Tomar decisiones era importante pero también tenía que tener cuidado. Pues como bien es sabido "toda decisión implica una renuncia". Decisiones y renuncias; ese es el tema. ¿ A qué estaba renunciando?: Estaba renunciando a mi misma. No siempre es posible adaptarse a todo. A veces ni siquiera a nuestras propias decisiones.

Hay etapas que sabemos que no se arreglan de la noche a la mañana y esta ha sido una de ellas. Plantearte de nuevo las preguntas existenciales: ¿de dónde vienes?, ¿ quién eres? y la tercera que vendría después. De ahí, un inevitable viaje al pasado me recordó porqué elegí este camino. Nada es casual sino causal. Y tenía mucho sentido.

Llegó el otoño y las primeras nieves. Las respuestas comenzaron a emerger solas.
En octubre comencé a esquiar y me propuse visitar los 5 glaciares del Tirol (Kaunertal, Pitztal, Sölden, Stubai y Hintertux), para luego dar paso a otras estaciones que han ido abriéndose hasta el día hoy.

La montaña era algo que necesitaba. No pensar; sólo respirar y vivir. Ser consciente de que ese trabajo me estaba haciendo polvo y decidir dejarlo a pesar de todo lo que había apostado por él. Me había alejado de mi esencia y la había descuidado. No podemos intentar ser quienes no somos, ¿cierto?.

No sé hacia donde voy ni me obsesiona en este momento saberlo. Me siento tranquila e incluso aliviada de no pensarlo. Estoy bien, sé quien soy y vuelvo a sentir mi energía. Es momento de volver a la sencillez del día a día, disfrutar de mis amigos, de los que llegan, del esquí que es lo que me trajo aquí, de ver a mi familia en Navidad después de años y de volver a conseguir retos. No me apetece complicarme más.

En realidad, ¿ qué puedo pedir? Soy afortunada. Tal vez  sólo me hacía falta volver a aprender a vivir.


Hintertux 25.10
 
 Pitztal 28.10

 



 Max

 
 Wildspitze (la segunda cima más alta del Tirol)
 
 
 Tamas y Max

 
 Sölden 18.11

 
 Camino a Kaunertal 26.11
 
 
 Kaunertal

 
 Nordkette 2.12

 
Mar de nubes. Innsbruck
 
 
 
 




martes, 25 de abril de 2017

DIA DE ESQUÍ EN ISCHGL Y SAMNAUN

 
  Ya estoy oficialmente de vacaciones y qué mejor que aprovecharlas al máximo. No me canso de esquiar y mucho menos si estoy bien acompañada,
 
Esta temporada he tenido tiempo de visitar bastantes estaciones del Tirol. Pero había una por la que ya tenía que pasar sin falta. Se trata de Ischgl. Llamé a mi compañera Alexandra con la que comparto muy divertidos momentos. Ella es la que escribió este Post en Facebook. y me gustó tanto que he querido también compartirlo en mi Blog.
 
Comenzamos esquiando en Ischgl bien prontito. Y de verdad menuda sopresa. Es una estación de ensueño que recomiendo totalmente. Enorme, con pistas largas, anchas y diversas formas de terreno con las que puedes "jugar". Me sorprendió también la cantidad de pistas negras. Estamos en primavera y todo estaba blanco y con buena nieve. No cabíamos en nosotras mismas de alegría. Estuvimos todo el día de un lado a otro y de hecho acabamos en Samnaun,  estación suiza con la que se une.  Por cierto, en busca de un supuesto Duty Free nos desorientamos un poco en Suiza. Nada que no se solucionase entre muchas risas 😉
 
Aquí os lo dejo:
 
 
 
 
ON OF THE DREAM DAYS AT SWISS BORDERS
 
 
 
We have came and we had such a nice view

 
 
Selfie in the lift. Yeah... for sure we were the most bautiful ladies at the slopes


 A little bit skiing!
 
 
We skied hard from earlier morning
 
 
And we were posing as well and enjoiying so nice views

 
 
The best food of Tirol
 
 
Cheers on it!! lovely day!
 
 
Proseco Time
 
 
Which way is right? Which way is wrong?
 
 
 Yeah! we found a right place. Shopping with a ski boots is something what I never did. Everything is for the first time.


 And then it came. Actually it was from beginning of the day. Slogan: I have not idea where we are but I am not going to check the map. Lost in Swiss!! Where is the shuttle?
 

Okay Okay Okay. I decided Austria just because I parked car there
 
 
Little break to take a breath cause it was brathtaking experience
 

Then we meet this awesome gentleman. We had to hang out a little bit



 


Mi foto
Innsbruck, Tirol, Austria

Contador

El tiempo

Seguidores

Con la tecnología de Blogger.