sábado, 13 de diciembre de 2014

CAMBIAR LAS BOTAS DE ESQUÍ


Después de 3 temporadas hacía falta cambiar mis botas de esquí.  Ya no se trataba de un capricho sino de una necesidad. Sentía que la bota ya no cumplía bien su función. Entre otras cosas el botín había cedido y necesitaba ponerme dos pares de calcetines. Los cierres se abrían solos y no había manera de apretarlas más, así que ya no sentía que me sujetaran suficiente y no podía aplicar toda la fuerza que quería y por tanto había una pérdida de transmisión sobre los esquís. Es más, comencé a utilizarlas como si fueran botas de travesía por eso de que me resultaban blandas.
 En definitiva, aparte del desgaste que habían sufrido por el uso, su dureza o flex ya no era el adecuado para mí. Es decir, cuando flexionaba (tobillo-rodillas) las botas ya cedían demasiado.
 
 
 
 
Observaciones: Como veréis me mantengo con la marca Lange. El principal motivo ha sido que el cambio de una bota a otra no fuera excesivo sobre todo en cuanto a dureza ya que en función de las marcas puede cambiar pese a tener la misma numeración. Lange por ejemplo es de las más duras en ese sentido. He podido comprobar que he acertado en mi elección puesto que a pesar de haber hecho un cambio de flex mínimo (de 80 a 90) he sentido una diferencia notable. No necesito más, ya que además utilizo las botas para dar clase.

También me mantengo cogiendo botas que pueda adaptar tanto a pista como a fuera de pista, siendo botas bastante polivalentes y no específicas para una disciplina.
Otro cambio ha sido el número del pie. Mis primeras botas eran un 24 (que corresponde a un número 37 de pie) y las botas nuevas son un 24,5 (un número 38). Teniendo en cuenta que tengo un 37,5 la elección no era sencilla. Pero finalmente creo que he acertado puesto que ahora siento el pie más cómodo.
 
 
     Aquí dejo la equivalencia de tallas para Lange:
 
 
Como curiosidad decir que con estas botas no estoy teniendo problemas de tobillos como me ocurría con las anteriores y que además los pies se mantienen calentitos. Algo que de verdad agradezco bastante puesto que con las otras se me helaban los dedos.
Recordemos que todo comienza desde nuestros pies, y sin unas botas acorde a nuestra técnica, condiciones físicas, peso y actividad podemos llegar a trabarnos en nuestra evolución.
 

En conclusión, ¿cuándo es el momento de cambiar nuestras botas?

- Botines dados de sí

- Pérdida de propiedades de la carcasa (plástico exterior)

- Aumento de nuestro nivel y por lo tanto necesidad de aumentar el flex, que a su vez se pierde con el desgaste.

- Sensación de no tener el pie y la pierna sujeta.  La sujeción debe ser homogénea. No debe haber puntos duros o de presión fuerte sobre algunas partes del pie o de la pierna.

- Especializarnos en una disciplina concreta

 
 
 
 
 
 
 
miércoles, 3 de diciembre de 2014

RECUERDO DE UNA CUMBRE


Tenía una espinita y hoy por fin podré quitármela. Porque hasta ayer no recibí las fotos que tanto deseaba tener en mis manos. Tristemente ni siquiera me han dado el placer de recibir todas. Pero al menos las que he conseguido muestran parte de esa vivencia que desde un principio quise compartir: mi ascenso al Volcán Osorno.

Fue el 13 de octubre, era un lunes y al día siguiente partía a España. Durante toda la temporada deseé hacer cumbre. Esta fijación era de esperar, puesto que todos los días miraba su cima pensando lo irónico que era esquiar y trabajar allí sin poder ni imaginar como sería desde lo más alto. Día y noche observaba sus nubes, sus colores, su nieve, su luna… sentía su frío, su furia y su energía. A veces, en mi silencio, hablaba con él. Era “mi volcán”: donde yo me sentía en paz y me encontraba a mí misma. Segura de mis palabras, doy fe de que se puede sentir amor por una montaña.

Había que esperar las condiciones meteorológicas adecuadas porque a pesar de su aspecto liso y sencillo, siendo además el segundo cono volcánico más perfecto del mundo, ya sabía que se había cobrado consigo muchas vidas. Mi respeto era absoluto y si quería llegar necesitaba ayuda. Su tramo final es un glaciar de hielo en el que no podía adentrarme sin el equipo necesario y sin alguien con los conocimientos técnicos de escalada correspondientes.

El pronóstico llegó y no lo dejaría pasar. Salimos a las 5:30 am de la mañana de Ensenada y nos plantamos en la CONAF (Corporación Nacional Forestal de Chile) donde dimos aviso y dónde se nos revisó si llevábamos el material preciso. Todavía era de noche y comenzamos a ascender. Nuestro ritmo era bueno y en una hora llegamos a nuestro primer punto: el refugio de pisteros del segundo telesilla de la estación. Descansamos un poco y visualizamos el tiempo. Había amanecido pero la niebla era densa.




Reanudamos nuestro camino rumbo a una zona que llaman “la Isla” (es una zona más llana antes de  los aproximadamente 500m finales de ascensión).  Antes de llegar ya tuvimos que ponernos los crampones debido al hielo. A nuestro favor, había caído una pequeña capa de nieve fresca que facilitaba cada paso. Parecía que aclaraba pero este idilio rápidamente cambió. Si algo define a este volcán, es que sus condiciones pueden cambiar de un minuto a otro.




Una vez en "la Isla" se temía lo peor. Mirando hacia la cumbre se veían nubes oscuras y el viento comenzaba a parecer peligroso. El tiempo empeoraba y no podíamos continuar. Se paleó un pequeño refugio de nieve dónde dejamos nuestros esquís y esperamos a que la situación cambiara. Llegamos a pensar que tendríamos que darnos la vuelta. Hacía realmente mucho frío. Empecé a temblar y opté por andar de un lado a otro.
Así pasamos aproximadamente una hora. El viento cesó y las nubes se disiparon. Cara de felicidad: era el momento de atacar. Encordada con mi compañero comenzamos a subir de forma tranquila hasta llegar al muro final lleno de "coliflores" heladas en el que ya se debía escalar.






                                                           Así veían mis compañeros el Volcán desde la estación


A las 13:00 pm pisamos cumbre. Era una meseta inmensa de unos 300 metros de diámetro con una pequeña inclinación que subía hasta una última cornisa en la que se podía divisar todo. A pesar de las nubes de aquel día que aparecían y desaparecían continuamente, podía ver el lago de Todos los Santos, el Llanquihue, el Rupanco, los volcanes Puyehue, Puntiagudo, Calbuco, el cerro Tronador… Qué lindo recuerdo me llevaba conmigo.



A la vuelta recogimos lo que habíamos dejado y descendimos esquiando hasta la última lengua de nieve que encontramos. Llegamos sobre las 17:00pm de la tarde... abrazos de despedida y mezcla de tristeza y alegría. ¡¡Volveré!!



VOLCÁN OSORNO: 2652 m
SALIDA EN CONAF: 1200 m
SEGUNDO TELESILLA : 1760 m
DESNIVEL: 1452 m

DURACIÓN: Ascenso 6 h/ Descenso 3h
IMPORTANTE: peligro por grietas y desprendimiento de rocas en verano, estación del año en la cual queda prohibida su ascensión.

   

* Adjunto un texto muy interesante de Iván Barría, guardaparques en Volcán Osorno al que mando un fuerte abrazo: Volcán Osorno



domingo, 16 de noviembre de 2014

EL RETORNO


Pues si, me ha costado pero aquí estoy con todos los sentidos de vuelta. Y es que la temporada en Chile ha sido una experiencia difícil de dejar atrás. Se juntaban muchas emociones y la vuelta fue extraña... una estancia breve de 2 semanas en Madrid y de nuevo en Vielha para preparar la temporada en Baqueira. Digamos que el tiempo de asimilación ha sido reducido y hasta hace una semana creo que no terminé de aterrizar.





Me preguntan cómo he sentido hacer doble temporada y qué me he llevado de ella. A nivel profesional siento una evolución. Mantenerme diariamente con  los esquís puestos, en contacto con la nieve y con el frío ha tenido sus frutos. Y tal vez el principal fruto ha sido más interno y psicológico que cualquier otra cosa, pues la seguridad en mi misma aumentó y eso se tradujo en un mejor desenvolvimiento y una mayor capacidad de afrontar situaciones.

Hablo de un contacto permanente con el frío y más concretamente ese frío húmedo y helado que encontré. No es ninguna tontería pues sólo mi entorno sabe lo extremamente friolera que era. El frío siempre fue una de las cosas que más me mermaban, pues aunque lo aguantaba lo sufría mucho debido a mi metabolismo. Son de esas "pequeñas cosas" que tal vez nunca he dado a conocer a lo largo del blog. Pues bien, a los dos meses de estar allí sin parar de decir “tengo frio” y acostumbrándome prácticamente a no sentir los pies durante horas, mi cuerpo milagrosamente terminó adaptándose, jaja. No es una forma muy alentadora de acostumbrarse a algo, pero desde luego ahora disfruto muchísimo  más de la montaña y la nieve pese a dificultades meteorológicas.

¿Qué me he llevado a nivel personal? bueno... si empiezo no acabo. Pero destacaría que ha salido de mí una energía increíblemente mayor. Sencillamente ese Volcán, la gente y todo lo que lo rodea aquel lugar ha sacado lo mejor de mí. Físicamente estoy más  fuerte que nunca. Si bien es cierto que a medida que pasan los meses de esquí hay un desgaste físico importante llegando a sentir fatiga, yo puedo constatar que tras una semana muy  intensa de descanso al volver, cuando retomé  mis habituales entrenamientos de carrera empecé a romper esquemas.

De ello deduzco, y teniendo en cuenta que esto es una valoración personal, que hacer doble temporada ha mejorado mi capacidad física pese a que no he entrenado y a que conscientemente he hecho infinitamente menos que en etapas anteriores de preparación física intensa. Y digo conscientemente porque evidentemente sin darme cuenta el movimiento constante en la nieve y la montaña así como posiblemente las condiciones climáticas,  han suplantado en parte esos entrenamientos que siempre he seguido de forma más organizada.

Aquí muestro de forma muy general lo que estaría siendo el encadenamiento entre temporada y temporada encontrándome en este momento en un momento de transición a un buen rendimiento.
 
 

 
¿Y ahora qué? Pues ahora a seguir la triple temporada con intención de continuar con una cuádruple. Como objetivo importante he apostado por mi formación como Técnico deportivo de esquí alpino nivel II, la cual he acogido con decisión.

Nos mantenemos a la espera de las primeras grandes nevadas. De momento, aprovecho este precioso paisaje otoñal en los  parajes de Vielha :-)





viernes, 19 de septiembre de 2014

ENTREVISTA EN VOLCÁN OSORNO


En agosto, mi compañero de esquí Pablo Luján vino a verme a Chile para ver como iba mi temporada de esquí en la estación de Volcán Osorno. Me hizo una entrevista que me agrada compartir con vosotros: Entrevista en Nevasport Chile

Ahora... ya va quedando menos para que regrese a España a mediados de octubre. Pronto estaré de nuevo en Baqueira con ganas de compartir nuevas experiencias y nuevos artículos de esquí.








martes, 15 de julio de 2014

LA TEMPORADA COMENZÓ EN EL VOLCÁN


Los días pasan sin darme cuenta. La vida aquí es tranquila pero siempre hay tareas que hacer. No me canso de los paisajes, de la energía que rodea este lugar y… lo más importante es que me siento acogida. Además hace una semana cayó esa gran nevada que tanto esperábamos. Desde entonces, en cuanto marca buen tiempo esto empieza a llenarse de gente y se crea un ambiente especial.

He decidido hablar un poco sobre las diferencias más notorias a las que tuve que enfrentarme cuando llegué a este centro en comparación a lo que estaba acostumbrada  en Baqueira. Para mí, este paso ha sido brutal, intenso, pero lleno de valores y aprendizaje.

Hablamos de una estación pequeña. Como decía en mi anterior artículo somos pocos trabajadores los cuales nos conocemos todos. Por ello, tengo la oportunidad de ver, acceder, ayudar y aprender partes del mantenimiento de la estación. Cosas que sabemos que están ahí pero que nos parecen un mundo aparte y desconocido. Me refiero a la labor del pisanieves, de los pisteros, de los remonteros (andarivelistas), de la importancia de hacer un buen alquiler de equipos, de que el acceso de la carretera funcione los días en los que hiela… Cosas que obviamos pero que sin su óptima organización no es igual.

Tal vez, por poner un ejemplo, una de las partes en las que me siento privilegiada es la de poder conocer más de cerca la función de la máquina pisanieves. Estamos tan acostumbrados a levantarnos y plantarnos en estaciones bien pisaditas, con todo en orden… y nos quejamos con tanta facilidad. Aquí puedo hablar directamente con el conductor de la única máquina pisanieves del Volcán. Me ha dejado subirme y ver  en primera persona como pisa la zona donde damos clases.  Nos explica cuándo se debe pasar, en qué condiciones de nieve y meteorología entre otras cosas.  Y ahora puedo valorar y entender que sin su función… nada de lo demás funciona. Pues así ocurre con todo.

La dificultad principal para llevar todo adelante es la meteorología. Nos encontramos en un lugar húmedo debido al lago y al mar. Hay problemas de congelación y de viento fuerte, y al llegar a primera hora nos encontramos con que la nieve es puro hielo. Todas las mañanas los pisteros deben quitar grandes cantidades de hielo de las torres de los telesillas. Sin embargo los días sin viento y cuando cae un poco de nieve, los días son sencillamente maravillosos. Todas las adversidades se olvidan sin más.

Desde el punto de vista como profesora, mis primeras clases aquí fueron de lo más insólito. Nada que ver a lo que consideraba la normalidad. Todavía no teníamos habilitado el telearrastre de la zona de iniciación (o como lo llaman aquí el pony), y andaba subiendo y bajando a pie con grupos de debutantes, recorriendo parte de la montaña para encontrar zonas adecuadas, pistas heladas… no entraré en detalles…jajaj.  Pero puedo decir que al final todo está siendo una experiencia buena y ahora que todo ha entrado en funcionamiento me siento feliz con cualquier pequeño detalle. Y lo mejor de todo es que al final se consigue que la gente se lo pase bien en cualquier circunstancia y disfrute de la nieve y de la montaña.

Por otro lado, en tanto a la función de la escuela entramos en un tema más allá de lo que es el aprendizaje del esquí o el snowboard en sí mismo. La situación geográfica del Volcán Osorno y la no tradición del esquí dificulta hacer grandes grupos de esquiadores que puedan y quieran subir de forma habitual. En este caso me refiero sobre todo a padres y niños, que al fin y al cabo son los que en un futuro podrán introducir una nueva generación. Desde la escuela se está intentando crear un club de recreación mediante promociones de clases económicamente más asequibles. La idea final es conseguir una lista de niños con un nivel mínimo de cuña interesados en progresar y entrar en el club los fines de semana con una tarifa realmente baja. Nos interesa fomentar el esquí y las ganas de venir. Más tarde la idea será poder plantear nuevos objetivos en los que están implícitos el transporte, la compra del equipo personal, etc… De momento ya hay personas interesadas por lo que esperamos que salga adelante.

Por lo demás vuelvo a dejar una pequeña selección de fotos. Con ellas uno puede entender porqué no cambio esto por nada.
Por cierto... aquí ahora mismo está nevando :-D




































* La información de la escuela está a mi cargo, por lo que si hay interesados en el club de recreación se pueden poner en contacto conmigo en esquiesther@gmail.com

domingo, 29 de junio de 2014

INICIOS EN VOLCÁN OSORNO


Hace casi 2 semanas que llegué a Chile y he encontrado el momento de poder escribir. El viaje fue largo; 13 horas de avión hasta Santiago de Chile y otras 12 horas de autobús hacia el sur hasta Puerto Varas. Horas y distancia que se me olvidaron cuando pude ver por primera vez la belleza de las montañas que me rodeaban.

Mi cargo en la estación de Volcán Osorno es el de jefe de escuela y profesora de esquí, por lo que al principio como cualquier persona que llega a un lugar totalmente nuevo la incertidumbre era enorme. Sin embargo a medida que han ido pasando los días he ido adaptándome y me siento cómoda. Lo más importante es que la gente es muy agradable y eso se agradece. Somos unos 30 trabajadores en toda la estación por lo que estamos como en una gran familia. Además subimos y bajamos de trabajar en camionetas juntos. Algunos parten desde Puerto Varas, que es la ciudad más cercana a 62 km, y otros vivimos en Ensenada, un pueblecito situado al pie del Volcán.
También tenemos un pequeño comedor para los trabajadores, donde nos acercamos a comer en el tiempo de descanso. Y todo hay que decirlo… aquí se come de maravilla. Desde luego hambre no paso. Hay que tener en cuenta que la estación está abierta todo el año y es el único volcán al cual se tiene acceso. Esto implica que los telesillas (andariveles) y la cafetería siempre están en funcionamiento siendo muchos los turistas que se acercan.



Volcán Osorno se ubica en la cordillera de los andes. Es una estación pequeña y nueva que cuenta en la temporada de invierno con dos telesillas y una cuerda (pony) con buen funcionamiento. A día de hoy todavía tiene que caer “la gran nevada”, así que nos mantenemos a la espera para poder habilitar todas las pistas. Además este año el mapa de pistas será diferente a otros anteriores. Habrá un itinerario de fuera de pista que estoy deseando hacer. No es algo extraño que la temporada aquí comience más tarde ya que suele estar en su punto a mediados de julio, y terminando a mediados de octubre e incluso noviembre. Como dato informativo se está haciendo un snowpark que espera ser un atractivo fuerte. En la zona y alrededores todavía no hay tradición de esquí, por lo que uno de los objetivos y reto principal del centro es que el esquí y el snowboard vayan convirtiéndose en deportes más cercanos.

Son muchas las primeras impresiones, imágenes, sensaciones e información que almaceno desde que llegué. Por eso, creo que sólo con imágenes podréis haceros una idea de lo afortunada que me siento. Mágico lugar donde a cada minuto el cielo, el agua y la tierra cambian de color.


     Subiendo por la carretera que sube  desde Puerto Varas al volcán.


    Volcán Osorno es un volcán al contrario de lo que se piensa es un volcán activo. Su última erupción fue registrada en 1869.  Tiene 2652m de altura y con el telesilla se puede llegar hasta los 1750m.




     En los alrededores se pueden encontrar varios cráteres.


     Desde la estación se puede ver el Volcán Calbuco entre otros. Este volcán se mantiene dormido desde 1961, sin
     embargo es el tercero más activo de Chile.






     Este es el lago Llanquihue. A veces a lo lejos, en los días más claros, se puede divisar el mar pacífico.





 

     A 100 m de mi vivienda en Ensenada, puedo acercarme a ver los atardeceres del lago cuando llego del trabajo. 
 
 
 
En cuanto todas las pistas estén habilitades y caigan las siguientes nevadas volveré a informar. Todos esperamos que sea pronto :-)
 
 
 
 

miércoles, 21 de mayo de 2014

PARA ÁLVARO. UNA VIDA SOBRE ESQUÍS


Hace tiempo que quería hacer algo especial para Álvaro; mi amigo, mi mentor y mi compañero de profesión. Por ello, indagando en fotos y vídeos he podido hacer un pequeño homenaje a su dedicación y su pasión por el esquí desde que era pequeño.

Espero que os guste y sobre todo... espero que te guste :-)




* Podéis ver el vídeo también aquí :Una vida sobre esquís



 
viernes, 16 de mayo de 2014

CONCLUSIONES 2013-2014 Y... VUELTA A EMPEZAR

 
Hace casi un mes que terminó la temporada en Baqueira. Siempre tardo un poco en volverme a cargar de energía para escribir. Supongo que un tiempo de desconexión también es necesario.
El año pasado acabé con 55 días de esquí, sin embargo este terminé con un total de 75 días (sin contar los días que he subido a pistas para hacer mis prácticas del curso o sólo para trabajar, lo cual no lo he considerado como entrenamiento ni como esquí libre). 
 
Tal y como hice el año pasado es el momento de sacar conclusiones sobre determinados aspectos que han sido determinantes esta temporada para mi progresión. He hecho este esquema-resumen que abarcaría todo lo que influye en la velocidad del aprendizaje:
 



FÍSICAMENTE: Esta temporada ha sido larga, ya que empecé el 23 de noviembre y terminé el 21 de abril. 5 meses que rompieron con mi planificación inicial, lacual acabó siendo de 7 semanas de preparación física y 21 semanas de preparación específica de esquí, en lugar de 11 semanas de preparación física y 17 semanas de preparación específica como había planteado.
Sin embargo esto no afectó a mi estado físico ya que me mantuve toda la primavera y casi todo el verano en activo. Este estado de forma ha sido determinante puesto que empecé la temporada mucho más fuerte que la anterior. Y efectivamente he notado que he terminado sin excesiva fatiga a pesar de que el número de días haya sido considerablemente mayor.
 
PSICOLÓGICAMENTE: creo que este año me he mantenido en una línea muy buena que ha hecho que mantuviera un alto umbral de esfuerzo. He podido tener mi pequeño bajoncillo: cosas del día a día cuando algo no te sale como te gustaría. Pero nada que haya afectado a la progresión ni a mi motivación. En definitiva ningún bloqueo, algo que recordemos que si ocurrió la temporada anterior..

ENTRENADOR-ALUMNO: He decidido hacer este pequeño apartado debido a algunas preguntas que he recibido. La pregunta más señalada fue qué cantidad de tiempo ha dedicado Álvaro (mi entrenador) en mi aprendizaje. Pues bien, la primera temporada prácticamente estaba todo el tiempo con él. Sin embargo esta temporada ha sido diferente. El entrenamiento se ha basado más en un método de asignación de tareas en el cual Álvaro me explicaba una tarea o me mandaba una lista de ejercicios para poder hacerlos por mi cuenta. Todo con una supervisión posterior en el que se iban matizando los detalles. Por lo tanto, su función sigue siendo imprescindible en mi progresión.

TÉCNICAMENTE: la técnica me ha ayudado a tener una mayor optimización del esfuerzo. Es decir, cuánto más técnica se adquiere, menor es el esfuerzo que se requiere para realizar una bajada similar a la que podía hacer la primera temporada. Por ello he tenido que buscar el punto para encontrar nuevamente el rendimiento que deseaba: ampliando las horas de esquí libre, siendo cada vez los ejercicios con mayor dificultad, probando cada vez terrenos más difíciles, y en parte aumentando la velocidad.
He hecho una gráfica en la que se puede visualizar bien la bajada de días dedicados a la técnica y el aumento de días de esquí libre. Así, los resultados son de un 75%-25% en la primera temporada y de un 60%-40% en la segunda.
 
Vemos que la técnica a pesar de que el porcentaje ha bajado durante esta temporada, todavía sigue  imponiéndose al tiempo de esquí librem que a su vez ha subido. Algo que concuerda con los objetivos que tenía. Y debo de hacer hincapié en que aunque contabilizo la técnica y el esquí libre por días, son muchas las ocasiones en las que sólo dedico 2 horas o menos a los ejercicios.
Como conclusión se sigue imponiendo la calidad sobre la cantidad. Si bien es cierto que cuando hago esquí libre, suelo abarcar más horas que ayudan a la asimilación de la técnica practicada. Algo que apenas pude tener la primera temporada pero que formaba parte del proyecto.

Una vez que se tiene una base firme de esquí, desde mi punto de vista lo ideal para progresar es hacer aproximádamente: 1 o 2 horas de técnica + 2 horas de esquí libre.

Como decía anteriromente tenía una serie de objetivos generales y específicos que cumplir a principio de temporada (Artículo: Objetivos y planificación II ). Pues bien, todos se han visto cumplidos excepto el objetivo específico de iniciación a los saltos sobre todo por falta de tiempo. Se intentará para la próxima.
 



 
TERRENO Y METEOROLOGÍA: Por último he hecho una comparación entre los gráficos del año pasado y este. En cuanto al terreno se puede apreciar cómo esta temporada he introducido la nieve dura (quesito blanco), ya que he tenido que enfrentarme a ella a pesar de que al principio la huía.
 

 
Respecto a las condiciones meteorológicas no me puedo quejar. El cambio ha sido enorme y los días de sol han abundado y me ha ayudado a dedicar más tiempo en las pistas. (Es muy difícil generalizar lo que es mal tiempo o buen tiempo así como conceptualizar el tipo de nieve, pero la intención es dar una idea general teniendo en cuenta por ejemplo que para mí mal tiempo es un día de excesivo frío o viento, y que nieve no tratada puede ser todo tipo de nieve que no ha sido pisada: nieve polvo, bañeras, etc…).
 

 
 VELOCIDAD DE APRENDIZAJE: Yo creo que al igual que en la primera temporada la clave fue la técnica; en ésta temporada la clave ha sido la asimilación. A medida que los avances son mayores parece que el margen de mejora es más complicado. Sin embargo creo que la velocidad de aprendizaje de esta temporada no ha bajado con respecto a la pasada.
 
 

¿Y ahora qué? Pues ahora tengo que dar  la noticia. Me voy a trabajar y hacer temporada de esquí en Volcán Osorno en Chile. Esto significa que mi tiempo de preparación física hasta marchar es limitada. Terminé la temporada en Baqueira, tuve una semana de descanso, y ya estoy de nuevo con mi entrenamiento de carrera con una planificación de 6 semanas.
Las dos primeras semanas han sido una tortura. Mis piernas eran como dos mazacotes que se pegaban al suelo. Y es que, al igual que he ganado en fuerza, también he perdido en resistencia aeróbica. Ahora me encuentro en mi tercera semana y empiezo a tener de nuevo buenas sensaciones de ritmo, respiración y zancada, lo cual es buen síntoma porque la pérdida ha sido menor de lo que esperaba.
 
¿Objetivo de esta miniplanificación?: sobre todo mantenimiento de la fuerza y mejora de la capacidad aeróbica y anaeróbica mediante series, cambios de ritmo, cuestas y escaleras, completando la última semana con carreras de 30 minutos a alta intensidad. (Artículo : ¿Te gusta correr? )

Ahora me despido hasta el verano. Intentaré informar todo lo que pueda sobre mi temporada en Chile.

¡¡Hasta pronto!!


lunes, 14 de abril de 2014

FINAL DE TEMPORADA


El lunes 21 de abril será mi último día de esquí de la temporada. Me encuentro fuerte y no veo el momento de dejar la nieve. Pero ese momento está ahí... sólo a unos días acechándome. Comienzo a sentir cierta tristeza y pienso en cómo podré compensarla.

Pues sí, ya son dos intensas temporadas de esquí. Y ésta, sabía que era en la que tenía que dar el cambio. Estoy orgullosa de los resultados pero sobre todo de lo que he dado de mí para conseguirlos.

Esto es casi una despedida, porque mi próximo artículo lo haré ya lejos de las montañas. En él haré un pequeño balance sobre la temporada. Me voy contenta: con mi certificado de Técnico Deportivo en esquí alpino nivel 1 y con la certeza de que he hecho las cosas bien.

Me mantengo en mi línea y os dejo un vídeo en el que se puede apreciar cómo he terminado. He querido que sea un vídeo especial porque se ven muy bien los avances del aprendizaje.

Todo mi reconocimiento a Álvaro; mi entrenador y ahora compañero de trabajo, quien ha estado y está conmigo al pie del cañón. Gracias... te lo debo todo a ti.

También gracias a todas esas personas que no han dejado de apoyarme y a aquellos que se han cruzado conmigo en las pistas para darme los mejores de sus consejos :-)   Escuchar enriquece cuando viene de quien sabe, y sobre todo de quien desea algo bueno para ti.

¡Hasta pronto!



                     

Para ver mejor el vídeo pincha aquí: MOTIVACIÓN





miércoles, 2 de abril de 2014

INTRODUCCIÓN DEL CLAVADO DE BASTÓN


No será la primera vez ni la última que vamos a una clase y nos quitan los bastones. Tengo grabado en mi mente imágenes de algunas caras… ¿pero por qué me los quitas? Todo el mundo esquía con ellos, ¿por qué yo no?. Pues bien, los motivos pueden ser diversos dependiendo en qué etapa del aprendizaje nos encontremos. Pero refiriéndome al momento en el que comenzamos a controlar un poquito el paralelo, hay uno que suele prevalecer entre todos los demás: su uso inadecuado.

Cuando se aprende sobre todo por imitación, se tiende a hacer movimientos con los bastones que se alejan bastante de su verdadera utilidad, llegando a entorpecer el aprendizaje.
Digamos que en vez de convertirse en un punto extra, el clavado de bastón mal hecho se convierte en un retroceso. Por lo cual, cuando empezamos a aprenderlo es idóneo realizar una progresión sencilla, entendible y eficaz.


¿Cuándo comenzamos a aprender la clavada de bastón?

Comenzamos en el momento que aprendemos el paralelo derrapado (ver artículo Iniciación al paralelo).  Hay dos opciones: introducirlo a la vez que aprendes a hacer el paralelo, o una vez que ya controlas los movimientos más básicos de éste.
Personalmente soy partidaria de la última opción. Esto es que una vez que más o menos tenemos automatizados los movimientos de piernas, cadera y tronco, añadimos el movimiento de brazos como un movimiento independiente que se une a los demás. 

Yo aprendí de esta manera. Mis brazos y bastones se mantuvieron en posición adelantada y estática hasta  el momento en el que derrapaba en paralelo sin dificultad. La explicación de no mover  los brazos con anterioridad es sencilla: cuando estás aprendiendo a hacer el paralelo, las dosis de información son de por sí muy elevadas. Si introducimos el clavado de bastón al mismo tiempo, lo más posible es que nos colapsemos y no seamos capaces de hacer bien ni una cosa ni la otra. Yo al menos creo que no hubiera sido capaz.  Démosle tiempo al asunto ya que al principio requiere de mucha concentración y coordinación. Introduzcámoslo en el momento apropiado.



¿Para qué sirve?

Como decía anteriormente, una de las cosas más importantes es entender para qué sirve.
Los bastones desde el momento en que nos ponemos unos esquís, tienen dos funciones principales:

-Nos ayudan a equilibrarnos
-Nos ayudan a desplazarnos e impulsarnos 

Digamos que cuando esquiamos en cuña, los bastones no tienen una función altamente necesaria, limitándose su uso a momentos de parada y desplazamiento en llanos.

Sin embargo cuando se comienza a aprender el paralelo, introducimos el clavado de bastón y a éstas funciones se las suman otras más:

- Nos marca el ritmo de nuestros movimientos entre giro y giro.
- Nos prepara a realizar la entrada en la curva para cambiar nuestra dirección. 
- Nos ayuda a extender las piernas y conseguir  una posición adecuada que nos “lanza” hacia la pendiente.



¿Cómo aprender?

1.  En parado 
Partimos colocándonos en * posición base. Con un movimiento suave, leve e ininterrumpido del brazo y muñeca, tocamos con la punta del bastón en la nieve. Una vez hecho esto nos ayudamos ligeramente con el bastón para levantarnos extendiendo las piernas. Una vez en extensión volvemos a situar los brazos en posición de base a la vez que flexionamos de nuevo.
Es ideal automatizar este movimiento en parado para coordinar adecuadamente la extensión y flexión de piernas con el movimiento de brazos.




* Recordando la posición de base: los esquís en paralelo con una separación a la anchura de las caderas, flexionando tobillos y rodillas e inclinando el tronco ligeramente hacia delante. Cogemos los bastones de manera que las manos se sitúen por delante de las caderas y manteniendo los hombros relajados. La mirada se mantiene al frente.


¿Dónde clavamos el bastón?: La referencia más sencilla es la zona de entre las espátulas del esquí y el patín. Por otro lado, decir que en realidad no es necesario clavar literalmente los bastones en la nieve, sino tocarla e incluso sólo hacer el gesto técnico de los brazos.




2. En diagonal
Es el momento de ver cómo hemos automatizado lo anterior, pero esta vez en movimiento deslizándonos con los esquís. Buscamos una diagonal y hacemos el gesto de clavado de bastón varias veces con el brazo del exterior. Después en la diagonal hacia el otro lado.





3. Encadenando las curvas
Comenzamos a esquiar en diagonal. Cuando nos vemos preparados para girar clavamos el bastón de manera que al extender las piernas liberamos carga. Esto nos permite colocarnos correctamente en la curva y dirigirnos hacia la pendiente. Las manos deben apreciarse en nuestro campo visual en todo momento y no dejar ningún brazo atrás, es decir, los brazos deben mantenerse adelantados. Después volveremos a flexionar progresivamente para controlar la velocidad y marcar la dirección que deseamos.





Os dejo un vídeo en el que se pueden apreciar estos 3 puntos:





                   Para ver mejor el vídeo pincha aquí: Introducción del clavado de bastón




 

Sigueme en Facebook

Contador

El tiempo

Seguidores

Con la tecnología de Blogger.