domingo, 1 de diciembre de 2013

CALENTAR ANTES DE ESQUIAR

Aunque la mayoría de nosotros sabemos o hemos escuchado que calentar antes de realizar una actividad física es importante, todos me darán la razón en que cuando subimos a pistas en pocas ocasiones vemos a alguien haciéndolo. Por no decir que generalmente no veremos a nadie.

Llegamos, nos plantamos los esquís y ¡ala!, a empezar. Tenemos la idea de que empezar despacito unas cuantas bajadas es suficiente para activarnos. Pero con el entusiasmo, ni todo el mundo empieza suave, ni siempre empezar despacio es suficiente. Sobre todo los días en los que el frío se nos mete hasta los huesos. Días en los que aunque empecemos despacio, nuestro organismo no está todavía preparado y notamos que nuestros movimientos no son fluidos. Y es que el frío hace que nuestros vasos sanguíneos se estrechen, y esto impide la normal circulación de la sangre. Los músculos se contraen y las articulaciones se mantienen más rígidas, lo cual es indicio de una lesión segura.

Por otra parte, para los que empiezan muy fuerte y de una manera muy brusca, informar que esto conlleva una disminución de la cantidad de sangre al corazón en los primeros momentos de la actividad, lo cual supone un riesgo importante sobre todo para personas que no están acostumbradas a hacer ejercicio.

Por todo esto, el calentamiento antes de esquiar es incluso más necesario que en otros deportes, ya que al estar expuestos a bajas temperaturas, nuestro cuerpo tarda más en alcanzar la temperatura corporal adecuada.

¿Qué conseguimos con el calentamiento?

Con el calentamiento conseguimos que todos nuestros sistemas (cardiocirculatorio, respiratorio, muscular y nervioso) comiencen a trabajar progresivamente en vez de una manera brusca. De esta forma el corazón aumenta las pulsaciones de forma paulatina favoreciendo con ello la circulación de la sangre que antes se encontraba más viscosa, y aportando a los músculos y al corazón el oxígeno suficiente para realizar sus funciones. Así, los músculos, tendones y ligamentos van aumentando su temperatura y mejorando su elasticidad, lo cual evita los riesgos de lesión.

En cuanto a nuestro sistema nervioso, el calentamiento tiene como efecto una mejora de la atención y la percepción visual, así como de la precisión y la coordinación en los movimientos. En definitiva nos ayuda a prepararnos psicológicamente, ya que mejora nuestra capacidad de concentración.


He hecho un pequeño vídeo en el que muestro un calentamiento muy sencillo y básico. Comienzo por los pies, pasando por las rodillas, cadera, tronco, brazos ,hombros, y terminando por la cabeza. Se harían entre 8 y 12 repeticiones por cada movimiento. Seguro que muchos ya lo habréis hecho con otros deportes, con la diferencia de que con las botas de esquí notaréis que hay movimientos que cuestan un poco más :-)
Posteriormente, he hecho otro apartado en el cual utilizo los bastones como complemento.  Los saltos podemos hacerlos de diversas maneras (en el sitio, laterales, de alante atrás...).

En conclusión, sobre todo en días de mucho frío no tengáis reparo en hacer un pequeño calentamiento. Y si tras una subida en el telesilla te quedas patitieso/a con el frío, no dudes en escoger algunos ejercicios y volverlos a hacer antes de bajar. Verás como lo agradeces.

*Son multitud la cantidad de ejercicios y variantes que podemos aplicar, por lo que podemos cambiarlos a nuestro gusto y atendiendo a nuestras necesidades.





                   Para ver bien el vídeo pincha aquí: Calentando
 


* Si necesitas alojamiento en Baqueira-Beret o sus alrededores, puedes encontrar ofertas en Destinia.


 

0 comentarios :

Contador

El tiempo

Seguidores

Con la tecnología de Blogger.