martes, 12 de marzo de 2013

SLALOM GIGANTE. EN LA RECTA FINAL


Me encuentro en la recta final. La semana que viene será  mi prueba de acceso y me siento con ganas de que llegue el momento. El bloqueo fue más que superado y todo volvió a ir como siempre.
Vista a que en la prueba me piden realizar un Slalom Gigante, decidí por iniciativa propia apuntarme a mi primera carrera de esquí alpino en el 6º Trofeo Fundación Jesús Serra. Leí el formato de este campeonato y me gustó ya que era de tipo OPEN. Son contadas las carreras en las que se pueda participar sin licencia de corredor. Poder pasar por un trazado, es casi para privilegiados. Por eso no me lo pensé. Era una buena oportunidad de perder miedos y prepararme al menos psicológicamente ante la prueba. Además me apetecía ver una competición de cerca ya que siempre las había visto en televisión y… que mejor que sentirla en mis propias carnes. Pero en realidad yo sólo tenía tres objetivos: pasármelo bien, conocer algo nuevo, y llegar a la meta.
A pesar de que me explicaron cómo se realizaba un Slalom Gigante, yo seguía teniendo mis dudas y preguntas. Busqué información pero tengo que decir que me harté de leer copia-pegas en internet. Así que recogiendo datos y preguntando mucho, decidí hacerme mi propio esquema y dibujos. Ahora no hay excusa para no saber en qué consiste.


 

 


La prueba de Gigante está compuesta por puertas como ésta (imágen de la izquierda). Se puede observar que en el lado por el que realizaríamos el giro, el palo es flexible para absorber choques e impactos.                       

En el dibujo de abajo se observa una línea negra que sería la que intentaríamos hacer al bajar por un trazado de Gigante, pasando lo más cerca posible de las puertas en las que realizamos el giro.  Si siguiéramos la línea naranja tardaríamos más.























La carrera fue el sábado pasado 9 de marzo. Nadie pudo acompañarme, así que fui sóla a primera hora de la mañana. El reconocimiento de la pista era de 9:15 a 9:45 y yo no quería perdérmelo por nada. Mi mayor temor era que hubiera una puerta directa ya que temía no reconocerlas.  Pude bajar 3 veces por el trazado y finalmente habían puesto  una. Así que como novata absoluta que soy, decidí contar qué número de puerta era para no quedarme perdida.
A las 10:00 todos comenzamos a subir a la pista del Stadium para dar  salida a los primeros participantes. Me puse mi dorsal y… a esperar. ¿¿Mis sensaciones?? Nervios, jajaj. Creo que es inevitable. Todos iban con su mono de competición y juraría que la mayoría con sus esquís de gigante. Y yo ahí andaba esperando con mis esquís de siempre, con mucha incertidumbre y observando como se salía del portillón de salida. Hasta que acabé preguntando a un chico muy amable (Ismael) cómo debía de hacerlo. Pasados unos minutos llegó el momento de salir. Participaba como Veterana I y había apuntadas 5 en mi categoría. Sin embargo 2 no se presentaron. “¡¡Madre mía!! - pensé. “Encima me llevaré algo a casa”. Pero primero debía bajar, que era de lo que se trataba. Una vez en la salida me sentía rígida. Para qué engañar a nadie, me dio mucha impresión mirar lo que tenía por delante. Salí muy lenta, cauta, con respeto… contando las puertas para no pasarme la directa, jajaja. La nieve estaba muy dura y derrapé demasiado. Pero acabé dejándome llevar. Cuando llegué a meta sentí mucha felicidad. Lo podría haber hecho mejor…. o peor. Pero lo más importante es que había vencido mi miedo y mis tensiones. Sólo podía sonreir y me sentía orgullosa. Era mi día número 44 de esquí y jamás me hubiera imaginado haciendo algo como esto. Había quedado tercera. La experiencia ha sido tan buena que estoy deseando repetir. Y aunque no a un nivel de competición (claro está), no dudo en seguir mejorando mi nivel para terminar siendo una buena veterana. Motivación no me falta y tengo muchos años por delante.

Con todo esto no puedo evitar hablar de algo que he recordado durante estos días. Hay valores que tristemente han cambiado y que de algún modo no hacen ningún favor a personas cuyas metas están basadas en la superación personal, mucho más allá del deporte de alto rendimiento. ¿¿Lo importante es ganar?? Aunque suene raro, no es la primera que recibo algún comentario como ¿¿para qué lo haces si no es para ganar??. Y te das cuenta de que esto sólo es producto de una mala educación deportiva que comienza en edades tempranas. La competición en sí, también hay que saber transmitirla adecuadamente. Se puede competir y tener muchos objetivos que nada tienen que ver con quedar primero. En mi caso desde muy pequeña me enseñaron que lo importante era participar, y es lo que deseo seguir transmitiendo. Me gustaría destacar que en niveles como el mío y el de la mayoría de las personas: Nunca se pierde; siempre se gana.. Se puede llegar muy muy lejos y obtener una gran satisfacción personal sencillamente cambiando esta clase de pensamientos.

Por otro lado este deporte tiene dos grandes bloques: el esquí de recreación y el esquí de competición. Y veo un problema que la frontera entre uno y otro sea tan grande. Siendo el de competición demasiado elitista en mi más honesta opinión.  ¿¿Por qué no reducir esta barrera??. Como decía al principio del artículo, pasar para entrenar en un trazado de competición es prácticamente imposible a no ser que pertenezcas a un club. Y hablando claro: ¿cuántas personas pueden permitirse entrar en un club?. Estoy segurísima de que muchas personas como yo, les encantaría poder tener acceso a estas pistas para entrenar, practicar, mejorar, probar algo diferente.
Personalmente pagaría por tener una especie de pase o forfait que me permitiera entrar al menos 5 días al mes, cuando los clubs terminan sus entrenamientos (siendo ésta una de las muchas ideas que se me podrían ocurrir a mí y a muchos de vosotros/as). ¿Supondría demasiado organizar algo así; o sencillamente no interesa?. No lo sé... son preguntas que me planteo. Fomentar más este deporte requeriría hacer que este tipo de cosas no fueran tan inaccesibles.

Concluyendo, he querido compartir esta experiencia y mi punto de vista porque  quiero concienciar que apuntarse a este tipo de eventos (como la de Jesús Serra), que promueven a mi parecer de una forma muy positiva este deporte, no sólo están enfocadas a esquiadores de alto nivel. Por eso, anímo a todos a participar y sobre todo a disfrutarlo que es realmente de lo que se trata.

* Os dejo vídeo,aunque durante este tiempo no hemos podido grabar mucho. Las imágenes en las que salgo pasando puertas no pertenecen a la carrera de la que he hablado (no fue posible). Días antes pude acceder a parte de un trazado de Gigante. Tuve “suerte” puesto que ese día cancelaron todos los entrenamientos de los clubs debido a las malas condiciones de la nieve. Estaba ideal para lesionarse...Por eso que no os extrañe cómo las hago,jaja. También quiero dar las gracias a unos compañeros que me dejaron un día probar el trazado de Slalom (SL) . Es algo que me llamaba mucho la atención y que me apetecía muchísimo hacer ;-)

Si no podéis ver bien el vídeo pinchar aquí: http://vimeo.com/61636804


          

  • Primer contacto con trazados. Aumentando la fluidez de movimientos.

0 comentarios :

Contador

El tiempo

Seguidores

Con la tecnología de Blogger.