domingo, 23 de septiembre de 2012

SOBRE MI

SEPTIEMBRE 2012



Mi nombre es Esther. De Madrid aunque crecí en Torrejón de Ardoz. De padre montañero y madre corredora, me llevaron desde la infancia a la montaña donde surgió mi respeto por la naturaleza. Gracias a ellos estuve rodeada de un entorno sano y deportivo. "Cómo olvidar mis primeros cursillos de natación; mi madre llevándome en bici al cole; mi padre enseñándome el nombre de los bichitos o los campamentos de verano". Tengo un buen recuerdo y lo sentí como un juego y una diversión.

De entre todos los deportes que conocía el que más me gustaba era el atletismo. No obstante no fue realmente hasta el instituto cuando comencé a practicarlo. Un profesor de Educación Física me vio correr y me ayudó a iniciarme en un club. Y así fue, comencé a entrenar como velocista en La Peineta de Madrid. Pero no me gustaba la competición y decidí marcharme. Pasé a ser corredora de cross y es en esta modalidad donde encontré mi lugar.

Acudía a los crosses del club, carreras populares y a las carreras de campo a través universitarias, y aunque no llegué a destacar siempre tuve motivación para hacerlas.

Meses antes de terminar la carrera en el 2007, mi vida dio un giro duro e inesperado. Con muchos ánimos por parte de las personas que me rodeaban comencé a abrirme hueco en el mundo del triatlón y el duatlón.




Pero a partir del 2009 mi rendimiento comenzó a decaer. Esto fue debido a largas estancias en el extranjero y a un cambio profesional. Ese mismo año conocí a Álvaro en Dublín, el cual ahora se convertirá en mi entrenador. Él provenía de un mundo totalmente diferente al mío: el esquí alpino. A pesar de ello no tuve la oportunidad de aprender a esquiar; máximo unas 6 veces en mi vida. Sin embargo la última vez que lo hice tuve la ilusión de que algún día podría aprender a hacerlo de verdad.


Marché a Alemania y durante mi estancia tuve un cambio de conciencia. Mis prioridades habían cambiado y ya nada se me había perdido allí. Echaba de menos a mi hermano, mi familia, mis amigos... y además la ciudad cada día me gustaba menos.
Así que volví a Madrid en agosto del 2012 con un nuevo proyecto de vida entre las manos. Por primera vez decidí darle una oportunidad a la montaña y sobre todo a un nuevo mundo; el esquí.
 
 
Ahora vivo en Vielha; un pueblo situado en el Valle del Aran en los Pirineos. He comenzado a entrenar e intento volver a estar igual o en mejor forma que antes. Tengo una meta y una ilusión; aprender a esquiar y ser capaz de pasar la prueba de acceso para Técnico de Esquí nivel 1 en esta temporada. Sé que no será fácil pero quiero intentarlo. La vida te lleva por muy diferentes caminos y este es uno de ellos.
Me motiva compartirlo con todos en este blog y demostrar que nunca es tarde para cambiar y mucho menos para superarse a uno mismo.


Espero que os guste
 



0 comentarios :

Contador

El tiempo

Seguidores

Con la tecnología de Blogger.